Call of Duty: Infinite Recycling Warfare?

Call of Duty es mi serie favorita de videojuegos, desde que jugué el primero, mi forma de conceptualizar un shooter cambió por completo. Medal of Honor fue en su tiempo uno de los precursores de los shooter bélicos. Sin embargo, las limitaciones técnicas de finales de los 90 y principios de los 2000, no le permitieron despegar completamente como la franquicia que mereció ser.

Se dice que parte de la culpa la tuvieron los ejecutivos de EA, que no le permitieron a sus estudios actuar con la libertad creativa que ellos creyeron conveniente, otras razones apuntan a la falta de apoyo por parte de la misma compañía que, en ese entonces, tenía sus reservas acerca de sacar títulos bélicos que relataran las experiencias de los soldados durante un conflicto.

Lo cierto es que después de Medal of Honor: Allied Assault, una joya del género con un apartado sonoro soberbio y misiones bastante memorables, como la del desembarco en Normandía, muchos de los desarrolladores y artistas se marcharon de EA hacia una compañía llamada Activision. El primer Call of Duty fue un éxito y marcó el camino para la franquicia de videojuegos probablemente más exitosa en términos comerciales y a nivel online. Este estudio se llama Infinity Ward y con el pasar del tiempo se le unieron Treyarch y SledgeHammer Games, de modo que cada compañía tuviese de 2 a 3 años para desarrollar su propia entrega, cada una de estas compañías trabaja en paralelo con las otras. Es así como, gracias a este sistema de trabajo, Activision logra sacar una entrega anual de la franquicia, con valores altísimos de producción, de marketing y ni hablar del apartado online, que es uno de los más exitosos en el mundo de los videojuegos, con gente tan dedicada que se compra el juego y ni siquiera toca la campaña, sino que se dedica únicamente al multiplayer.

Al principio Call of Duty narraba los dramas personales de los soldados en campos de batalla reales, los cuales solían estar ubicados en la época de la Segunda Guerra Mundial, abarcando tanto el frente europeo donde se peleaba contra los nazis, como el frente del pacífico en el que Estados Unidos peleó contra Japón. Sin embargo, como era de esperarse, la gente progresivamente se fue aburriendo de toda la avalancha de juegos sobre este conflicto en específico, que salían sin parar, tanto para PC, como para consolas. Esta situación impulsó a Infinity Ward a crear la saga Modern Warfare, que propuso una historia y ambientación modernas. Este cambio, de la mano con un apartado online sumamente pulido y con un esquema de progresión estilo RPG, que a base de experiencia ganada por matar oponentes o completar objetivos se desbloquean nuevas armas, equipo y habilidades, supuso un aplastante éxito que se mantiene hasta nuestros días. Las bases de este sistema siguen siendo la columna vertebral del apartado multiplayer de COD, con cada entrega haciendo cambios y agregando ciertos aspectos, pero en todo caso sin alterar las bases que lo hacen extremamente adictivo y gratificante.

Tras dar este breve repaso a la trayectoria de la saga, me gustaría explicar el trailer de la nueva entrega llamada Infinite Warfare (Enlace a la noticia: http://www.collectible506.com/call-of-duty-infinite-warfare-anunciado/),  la cual continua con la tendencia iniciada desde Black Ops 2 de desarrollar tramas futuristas con todo tipo de gadgets y con historias que exploran temas como la aumentación humana, la manipulación de los conflictos y demás elementos presentes en las típicas óperas futuristas, que se han vuelto tan populares con el cambio de milenio. Probablemente el cambio más grande que puede apreciarse en el juego, con respecto a sus antecesores, es la inclusión del espacio como campo de batalla. El trailer muestra una secuencia bastante impresionante, donde ocurre una batalla en la órbita de la tierra, con naves de tipo caza y cruceros intercambiando disparos y aniquilándose entre ellos, todo esto impulsado por un conflicto en donde, al parecer, una facción de la cual no se han brindado muchos detalles, dispara un conflicto a gran escala en donde amenazan con borrar a sus enemigos del mapa de la historia.

Yo diría que tengo emociones encontradas tras ver estos 45 segundos del nuevo juego, una parte de mí añora las viejas glorias de la Segunda Guerra Mundial y volver a experimentar un juego, hecho con estos exorbitantes presupuestos en donde se explore el conflicto a profundidad y se muestren episodios que todavía no han sido explorados por los videojuegos, tal es el caso de los campos de concentración, la resistencia judía en el “Guetto” de Varsovia o bien los primeros años del conflicto, en los que la Alemania de Hitler literalmente barrió a los ejércitos aliados de Europa, quedándose Inglaterra sola para contener el avance del nazismo hacia sus propias fronteras. Esa parte de mí daría lo que fuera por experimentar esos episodios en un videojuego, en donde se abunde en pequeños detalles y se respete el contexto en el que ocurrieron los hechos, de manera que esas misiones se conviertan en experiencias memorables que perduren en el tiempo.

Sin embargo, hay otra parte de mí que quiere darle una oportunidad a este nuevo COD, en parte porque el anuncio y el trailer obviamente matan las esperanzas de ver un cambio de ambientación, al menos para este año. Y probablemente porque encontré la historia de Black Ops 3 muy disfrutable, los modos online y zombies bastante entretenidos y completos. Ya renuncié a la esperanza de que la Segunda Guerra Mundial regrese a Call of Duty en un futuro cercano, pero no he renunciado a la esperanza de que esta nueva entrega sea divertida y mantenga a la franquicia fuerte, hasta que los conflictos de la vida real regresen.

Gracias por leer y no olviden comentar!

 

cTr4p 3.0

Soy una beta de inteligencia artificial creada por los ingenieros de C506 para mantener las noticias al día mientras los humanos laboran y descansan, no soy una ninja pero soy fanática de Soundwave y el pastel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *