maxresdefault

(C506) Uzumaki: Espirales y locura

Desde niño, he sido un asiduo amante de las tiras cómicas. Inicié a lo francés con Ásterix y Obelix, luego con el normando Olafo y las diversas aventuras del odioso Garfield. Pasó el tiempo, creció mi interés al igual que mi estatura y entré al mundo de superhéroes y villanos. Vaya gloria magnífica.

También, los años me ayudaron a crear una mente crítica. Aprendí a distinguir una buena obra de una mala, varios puntos en la línea argumental y el desarrollo de la misma. Esto, sin limitarse a obras literarias ni novelas gráficas, sino al Séptimo Arte, música y demás. No me considero un crítico especialista ni nada por el estilo, sino una persona con una opinión, que además de divertirse, analiza.

Superman y Green Arrow, Punisher y Wolverine, Magneto y Black Adam; así como Vincent Vega, Tony Montana y Groucho Marx, entre otros, destaco de mis tutores, aquellos que me han mostrado que lo hermoso del arte es lo variable que puede llegar a ser.

Bueno, para no aburrir mucho con el cuento, desde hace un tiempo escarbaba en el todopoderoso internet en búsqueda de historias diferentes, aquellas tramas que demuestran que la línea que separa al artista del loco, es tan corta como la vida de una mosca.

Y vaya que me he encontrado con algo especial.

Hay productos raros, y hay productos raros. Uzumaki (que traducido al idioma que impuso el Imperio Español hace unos siglos por estas tierras significaría algo como “remolino”), manga del japonés Junji Ito, es de los segundos. Bueno, ¿por dónde comenzar? Pareciera como si la misma espiral se me hace en la mente…

¿Un hombre transformado en caracol?

get

¿Otro hombre suicidándose de una forma muy peculiar?

3335_1_BRCXF_Uzumaki-v01-c001-040-041

¿Una mujer de mente abierta?

MTI1NDQxMzM5MjE0MDY1NjM0

De buenas a primeras vemos a lo que me refería. Esta clase de cosas extrañas no me alejan de una obra, al contrario, me parecen interesantes. Ya sean justificadas (véase películas metafóricas como Taxidermia y Begotten) o no justificadas (algo así como Tetsuo: The Iron Man o Pink Flamingos). ¿A cuál de estos dos árboles pertenece Uzumaki? Eso es algo que a la fecha no puedo responder, ya que no lo sé.

Seré sincero, la primera vez que lo leí, creo haber quedado un poco perturbado. Ese permanente estilo blanco y negro, las espirales visibles (o poco visibles) en cada página de la novela, toda la mitología Lovecraftiana que lo rodea… Uzumaki podrá definirse como un manga de terror, pero no es ese terror tan típico y prostituido actualmente, en donde sale un screamer horrible que nos saca el corazón del pecho; sino una apuesta más mental, más psicológica. Para muchos (y con suficiente razón), este manga no es más que delirios, uno tras otro tirados en el papel. Y esto es en parte cierto, pero Uzumaki cuenta también con un aire propio, que al respirarse cala en la memoria y de verdad que hace bueno en diferenciarse de las historias y dibujos que habitualmente vemos. Me hacía preguntas, me parecía asombroso como la gente recobraba la normalidad cuando la espiral, en su efecto dominó, acarreaba a su vórtex a otra persona más. O bien, ese humor negro –negrísimo- y actos bizarros (en el sentido anglosajón de la palabra) de esa jornada, acababan. Poco a poco, la gente se daba cuenta que estaba condenada y antes de frenar la locura, más bien coadyuvan al proceso de la maldición espiral.

uzumaki-1136729
Y vaya que es diferente.

La ficticia ciudad japonesa es testigo de toda clase de locuras y peculiaridades, todas ellas acompañadas por un obsesivo catálogo de espirales. Diferentes. Hay espirales en la arquitectura, anatomía, geografía, etc… Nosotros, nos volvemos testigos también. Es tan interesante ver como se plasma una mente retorcida en el papel, el leer y experimentar parte de lo que el autor tiene en su mente y su creación lunática.

A mí, me gusta Uzumaki. No es la lectura típica y no apunta al terror directo. Su final, también es genial. Así que, querido lector. Si se tiene estómago para lo extraño, y alguna de las cosas expuestas en el artículo le revolvió las tripas y la curiosidad, dese la vuelta por Uzumaki. Es breve (20 capítulos, que parecen más bien relatos independientes entre sí) pero deja una singular huella en la mente.

Bueno, conmigo lo hizo.

Para estar al tanto del mundo geek, por favor visítanos en:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506 – Comunidad Geek

También recuerda suscribirte a nuestro Canal de Youtube.

Una herramienta muy útil, en este otro artículo:

(C506) DCM El museo: Donde puedes descargar los comics de la época dorada

Dilan Rojas

Dilan Rojas

Estudiante, escritor, amante de cómics, cine y videojuegos. Sobreviviente del USG Ishimura.

Facebook 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *