destacada

(C506) Juegos de Cartas I

¿Qué, no tienes espacio para jugar ninguno de los juegos que he mencionado? NO HAY PROBLEMAS, SOLO SOLUCIONES! ¡Entren… los juegos de Cartas!

Los juegos de cartas son típicos de esos fines de año en donde estás forzado a compartir con tus primos que no te caen bien, o tienes que participar de las personas de la tercera edad y sus “canastas”, “conquienes” y otros.  No te me cohíbas que esta no es la lista de tus papás:

¿Primero que nada, qué tal un poco de Fantasía?

SUMMONER WARS

summoner wars1Este juego, que lamentablemente es solo para 2 (hay reglas en la caja para 4, pero hay que comprar 2 juegos y luego hay que hacer un cruce de no sé qué cosas… ¡MENTIRAS! ¡No seas mentirosa caja! ¡Vete!) es un muy buen juego.

En Summoner Wars tú eres un mago o más bien un administrador de magia, puesto que tienes un tablero hecho de cuadros y convocas a tus aliados para que luchen por ti.  Al inicio de la partida posicionas paredes, las cuales serán al mismo tiempo obstáculos y protección de tu enemigo. Estas paredes serán, además, los lugares donde tus nuevas unidades aparecerán en el tablero.

Cada quién juega con un mazo de cartas en los cuales tienes “carne de cañón” digo… unidades livianas, tienes tus especialistas (las unidades caras que debes guardar todo lo que puedas, puesto que son las más caras) y la encarnación de tu persona en el juego: el conjurador.

summoner-wars-boardgamegeek-user-robsonsmab

Cada una de estas cartas tiene un precio de invocación, una cantidad de daño que hacen y una cantidad de puntos de vida.  Si te hacen más puntos de vida tu unidad se muere, si no tienes suficientes puntos de invocación… pus no puedes invocar nada… y si son muy pusilánimes en el combate y las pones en contra de las unidades contrarias… pus, no hacen nada.  Es el equivalente a tu mujer que con unos tragos inicia una pelea en un bar con un grandote que aparenta utilizar esteroides en vez de corn flakes de desayuno… sip… así…

Y bueno este es el pedazo brillante de este juego: tú tienes en la mano un mazo, del cual robas o jalas o llevas a tu mano (vamos a llamarle “robar” que es el estándar en español de España) un número limitado de cartas. Si quieres invocar a una criatura tienes que descartar cartas de tu mano, cartas que a su vez podrían haber sido criaturas, a la pila de descarte. Esto hace el juego: estar deliciosamente lleno de difíciles elecciones.

Algo así como: “¿Qué hago, si pongo este orco en la pila de magia (o pila de descarte) entonces no lo voy a poder utilizar después… ¿Qué hago… Santo Domingo…?”

summoner wars3

Y lo mejor de todo es que, cuando te terminas tu mazo de cartas, ya no puedes hacer nada más que jugar con lo que ya tienes.  Y si no tienes suficiente para enfrentarte a tu oponente: PASTEL (o en vernáculo más apropiado: Valiste madre).

Y bueno, también hay batalla… hehe que se me olvidaba describir. En la batalla lo que haces es, establecer que puedes ver a tu oponente, establecer qué tan lejos está y si le puedes acertar (o sea que no está tan lejos que tu lanza solo les llegue a los pies y se ría de ti) y qué tanto daño haces (pese a lo que te digan, el lenguaje soez no hace daño en este juego). Esto se mide con el número de dados equivalentes al ataque que está en la carta. Si es una unidad bien aguerrida tirarás 2 dados. Por cada dado que tires con resultado mayor o igual a 3, pegas una vez. Si es suficiente para matar a la criatura de tu oponente… ¡Se murió!

Muy buen juego, y es uno que recomiendo bastante y si quieres probarlo ahorititititita mismo: Esta es la versión en línea para Android.  Además si tienes IPhone por acá.

Ahora, no te parece esto suficientemente geek… qué tal esto:

SMASH UP

smashup1

Un argumento que todos hemos tenido… quién ganará: ¿Zombis o Ninjas?, ¿Robots o Dinosaurios?, ¿Magos o Geeks?… Eso está bien, pero antes que desplieguen sus teclados en su nuevísimo Iphone 6 plus para discutir. ¿Qué tal si les digo que pueden combinar facciones? ¿Eh, eso les gustaría?

No hay nada más satisfactorio para mí que cuando puedo combinar Gorilas Cibernéticos con Cthluhu y formar la facción: Gorilas de Cthulhu.  ¡No, no! Qué tal: ¿Magos con Ninjas? O ¿Robots con tiburones? Ok, ok… detengámonos antes que me vaya a dar algo… o solicite un tiempo a solas…

En Smash up abres la caja, miras las diferentes facciones (que a la hora de escribir este artículo son 42) y elijes 2.  Las mezclas y estás listo para jugar.

En el centro de la mesa pondrás cartas con puntos, las cuales representan bases (se supone que es algo así como que tu facción de Gatos Tiburones quieren conquistar una base enemiga o algo así…) y tú tienes que poner integrantes de tu facción hasta que reviente la base.

smashup2Cuando revienta debido a que pusiste 3 esbirros de 2 puntos de daño cada uno y la base solo aguantaba 5, los puntos se reparten: la mayoría de puntos para el que hizo reventar a la base, y el resto entre los que solo contribuyeron un poquito.

Lo malo es que, todos están tratando de poner esbirros para ser los primeros que hagan reventar la base (hey… es divertido escribir la palabra reventar) y bueno para evitar o controlar eso, también tienes cartas de acciones que puedes jugar para arruinar los planes de tus contrincantes.

SmashUp-Collage-1024x357Digamos: hay una carta que obliga a un contrincante a quitar un esbirro de la base y hay otro que hace que tus esbirros sean más fuertes, y demás.

Dioses, este juego es sumamente entretenido y aunque requiere que hagas matemáticas (simples, pero mates de todas maneras) rápidamente, el juego vale bastante la pena.

Eso fue todo por esta semana,  nos vemos la próxima. Como siempre, soy Pablo Gordillo reportando para C506.  Recuerden seguirnos en nuestra página de Facebook C506, C506 – Comunidad Geek. Y suscribirse a nuestro canal de canal de Youtube. Dudas o comentarios déjenlos acá abajo.

Y si quieren seguir jugando, qué tal si le echan una mirada a Una Noche en Karazhan:

(C506) Hearthstone, una noche en Karazhan

Nací por el tiempo en donde la tierra estaba cubierta de poliéster y música disco, y así se puede decir que soy tan viejo como la sopa (eso debe ser: sopa Cambel). Después de una juventud totalmente apartada de los juegos de mesa cuando por fin llegué a la universidad me presentaron con esa droga que muchos de nosotros conocemos: Magic The Gathering. Y así, perdido en ese sub mundo de booster packs y nuevas ediciones pasé un par de años. Pero no hay cuerpo, y en especial no hay billetera que lo aguante. Entonces dejé el juego hasta hace 3 años, cuando volví a descubrirlo con los nuevos juegos de diseñador.
Los científicos dicen que el cerebro nunca olvida las adicciones y cuando encontré esta, el del Hobby de los juegos de mesa, me metí en él totalmente. Embriagado por sus encantos ahora escribo las noticias todos los lunes, tengo un blog donde escribo artículos acerca de juegos de mesa y me he dado con brazos abiertos al embate de la corriente del hobby.
Y bueno, si quieren algunas cosas más aburridas: Fui a la Universidad Rafael Landivar de Guatemala donde estudié Filosofía y Letras (aunque el verdadero título es al revés). Ahí empecé a escribir. Fui maestro de literatura e historia (en realidad daba clases de todo… hasta de mate…) para una escuela a la que atendían hijos de diplomáticos y demás personas que no podían atender a clases cotidianas. Ya sea porque viajaban mucho o porque eran problemáticos, nosotros los recibíamos y los hacíamos nuestros aprendices.
Últimamente me he convertido en profesor de inglés privado (más por necesidad que por vocación) y también he hecho una semi carrera escribiendo freelance para diferentes páginas en la red. Y bueno, veremos qué depara el destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *