(C506) Juegos de Apilar

Hace unas semanas escribí un artículo acerca de los juegos de habilidad. Aquellos en donde tienes que utilizar una mano firme y un pulso controlado para llegar a un objetivo. Por supuesto el que tenga el pulso más firme y la mano más controlada: GANA. Hoy quiero hablar acerca de otra clase de juegos que, aunque están en la misma vena, son un poco diferentes.

¡Estos son los juegos de apilar!

“Cuidado… cuidado… no! Ahí no! No! Ese no! Cuidado…”

“Se cae!! Dios mío y la humanidad…”

Si alguna vez has tenido un diálogo como el anterior, entonces has jugado juegos como Jenga (que viene de una palabra en Swahilli que significa “construir”) y te has divertido bastante con él… por unos 3 rounds. Después de eso, empiezas a buscar el control remoto… “¿Qué habrá en el Warner Channel…”

“DEJA EL CONTROL REMOTO!!”

JUNK ART

junkart0NO, no, no… no hablo de la corriente artística del siglo pasado… FUERA de aquí con tu barba, bufanda, lentes y latte de soya… Este es un juego que hizo su gran aparición en la convención más grande de América la semana pasada: Gencon (tengo que contarles de esto algún día). Y tomó la convención presa, o bueno casi.

El juego es para 2 a 6 jugadores, dura 30 minutos y es para 8 años en adelante. Junk Art viene en una caja de madera dentro de una caja de cartón (como Matryoshka) de la misma casa que publicó Flick ‘em Up (del cual ya he hablado antes). En la caja encontrarás varias formas hechas de madera. Hay esperas, cubos, cilindros, pirámides, hemisferios y otras formas de a las que no le sé los nombres. Con estas partes tienes que construir una escultura.

junkart2Comenzando por la base, la cual es sólo un cuadrado negro pequeño, tienes que poner partes encima.  Este procedimiento depende de qué cartas tienes, puesto que hay las hay con la forma que tienes que poner y el color de la forma.  Entonces puedes necesitar poner una esfera después de una tablita… Pero no te preocupes, cuando tienes que poner la nueva forma en tu escultura la puedes tocar, mover pa’donde quieras, y re-posicionarla (con tal de que no toque la mesa).  Una vez has decidido ya no puedes volver a tocarla sino mediante la otra pieza que vas a poner (pensándolo bien “si preocúpate”)

junkart1

Si eso fuera todo, botaría el micrófono y me sentiría muy inteligente de mí mismo por traerles un buen juego… pero como el primigenio mercadólogo de medicina chafa: Eso no es todo.

El juego viene con diferentes formas de jugarlo. La historia del juego es que tú y tus amigos son artistas itinerantes que van de ciudad en ciudad haciendo gran espectáculo de tus instalaciones artísticas hechas con basura. Así, el juego viene con varias cartas que te dicen qué hacer.

Digamos, en Francia, todos los jugadores están contribuyendo para hacer una sola escultura en el centro. Si botas una pieza, esa contará para tu puntuación (acá es como en el golf, el que tenga menos puntos gana).

junkart3

Hay otra en donde la idea es hacer la escultura más alta. Y si piensas: “¿Y cómo vas a saber cuál es más alta?” no hay problema, en la caja viene un metro de sastre.

Y bueno, si ser artista no te gusta… pus ¿Qué tal ser ingeniero?

RHINO HERO

rhino

Este es un juego bastante parecido a Jenga, solo que con cartas, en donde los jugadores construyen juntos un edificio y tendrán que mover al héroe entre los diferentes niveles. Y bueno, oficialmente es un juego para niños… hey, pero ¿Quién no ha jugado Twister ebrio? ¿Eh? ¿Sólo yo? ¿Nahhh?

*coff…*

*coff…*

rhino2

Ok, y bueno. Rhino Hero es un juego originario de la china. Nope, no la china antigua sino la moderna. Soporta hasta 5 jugadores y se termina en 15 minutos.  Específicamente diseñado para ser un juego que lo puedes sacar y guardar fácilmente y que no toma ninguna habilidad mental.  Solo que tienes que tener nervios de acero…

En el juego te reparten 5 cartas o 7 de techo dependiendo del número de jugadores. Todos los jugadores contribuirán a una estructura en el centro de la mesa. Por lo tanto, tienes que poner el basamento en medio. Cuando es tu turno tienes que poner paredes. Estas no son más que cartas dobladas por la mitad. Y veras, la carta techo tiene marcado cuántas paredes tienes que poner.

rhino1

Si te tocan dos paredes en forma de cubo, perfecto… pero si te toca una sola en forma de “L” ahí tienes un poco más de problemas. Después del primer turno cada jugador tiene que poner un techo y como esto viene de la mano, tu puedes elegir qué quieres que haga el próximo jugador.

Hay cartas que obligan al otro a perder su turno, o que cambian el orden del juego de derecha a izquierda (piensen en “Uno”) y lo más importante: Hay cartas que te hacen “mover al héroe rinoceronte” Esta es una pieza de madera que pesa. Cada vez que le toca a alguien moverla todo mundo sostiene el aliento, puesto que el que haga que se caiga el edificio: Pierde.

rhino3

El Ganador es el que se queda sin cartas o si alguien bota el edificio él o ella pierde y todos los demás ganan.

Y bueno, estas son dos alternativas para juegos que motivan risa: nerviosa o jocosa, y sea como sea garantizo que será un momento memorable con tus amigos. Esto fue todo por esta semana, los miro la próxima. Pablo Gordillo se despide de ustedes. Recuerden seguirnos en nuestra página de Facebook C506, C506 – Comunidad Geek. Y suscribirse a nuestro canal de canal de Youtube. Dudas o comentarios déjenlos acá abajo.

Ah! Y si quieren seguir leyendo acerca de productos que parecen para niños pero no lo son, les puede interesar este artículo de Mauricio Duran:

(C506) La Tumba de las Luciérnagas: una gran Animación

Nací por el tiempo en donde la tierra estaba cubierta de poliéster y música disco, y así se puede decir que soy tan viejo como la sopa (eso debe ser: sopa Cambel). Después de una juventud totalmente apartada de los juegos de mesa cuando por fin llegué a la universidad me presentaron con esa droga que muchos de nosotros conocemos: Magic The Gathering. Y así, perdido en ese sub mundo de booster packs y nuevas ediciones pasé un par de años. Pero no hay cuerpo, y en especial no hay billetera que lo aguante. Entonces dejé el juego hasta hace 3 años, cuando volví a descubrirlo con los nuevos juegos de diseñador.
Los científicos dicen que el cerebro nunca olvida las adicciones y cuando encontré esta, el del Hobby de los juegos de mesa, me metí en él totalmente. Embriagado por sus encantos ahora escribo las noticias todos los lunes, tengo un blog donde escribo artículos acerca de juegos de mesa y me he dado con brazos abiertos al embate de la corriente del hobby.
Y bueno, si quieren algunas cosas más aburridas: Fui a la Universidad Rafael Landivar de Guatemala donde estudié Filosofía y Letras (aunque el verdadero título es al revés). Ahí empecé a escribir. Fui maestro de literatura e historia (en realidad daba clases de todo… hasta de mate…) para una escuela a la que atendían hijos de diplomáticos y demás personas que no podían atender a clases cotidianas. Ya sea porque viajaban mucho o porque eran problemáticos, nosotros los recibíamos y los hacíamos nuestros aprendices.
Últimamente me he convertido en profesor de inglés privado (más por necesidad que por vocación) y también he hecho una semi carrera escribiendo freelance para diferentes páginas en la red. Y bueno, veremos qué depara el destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *