(C506) Introducción a los juegos de mesa: Los Europeos

Y no hablo del libro de Henry James, sino de los juegos que no son tan temáticos, juegos que son mucho más estratégicos y que no tienen tanto drama. Así comenzaremos la historia de hoy, no sentados alrededor de una fogata, sino… eh… comerciando en el mediterráneo, sí, sí… claro.

Y bueno, lo que pasa es que estos juegos son difíciles de venderle la idea a la gente. Si llego contigo y te digo: “Hey… hey… ¿Qué te parecería jugar un juego donde cambias ovejas por leña? ¿No?… OK OK, ¿Qué tal si te digo que también puedes conseguir piedras? Tampoco… hmmm… eh… ¿Y si hacemos unos caminos?”

10 puntos para el que pueda vender un juego así… que es lo que trataré de hacer en este momento:

CATAN

box Verás, los juegos todos estaban en la edad de piedra y tiraban dados para contar cuánto te movías en un tablero aburrido y estático. Pero de pronto, se escuchó una tormenta de cambio que venía desde Alemania. Y qué nos trajo todo este tumultuoso torrente de algarabía: Pues el primer juego que es considerado juego de diseñador.

En Catán tú y tu familia son unos granjeros que han decidido colonizar la isla llamada Catán. Ahora tienes que buscar la forma de ser la familia que tenga más asentamientos, con la mejor infraestructura y la mejor armada, para que así los bardos escriban historias acerca de tu dinastía.

El juego toma lugar en un tablero modular, el cual en su tiempo fue bastante revolucionario (no que haya sido el primero, pero fue el que vendió más) y su peculiar forma de conseguir recursos. Verán… en cualquier juego compras recursos o tiras un dado y el resultado es lo que te dan en moneda. No en Catán, en Catán tienes que trabajar para obtenerlos…

catan1Todos los asentamientos, ciudades y caminos se hacen con cartas. En las cartas hay dibujos de ovejas (realmente es lana, pero nadie le dice lana), madera, arcilla, trigo y carbón. Pero uno solo no puede obtener lo suficiente y antes que digas: “¡Entonces hay que robarlos!” No. Hay que negociarlos.

Este es lo primordial de los juegos europeos o estratégicos. Tienes que ver alrededor de la mesa y tratar de desenmarañar la mejor solución a este problema que te presenta el juego. Cuando sabes que Juan por ahí quiere una arcilla para terminar su camino, le puedes vender una carta por dos de sus carbones. Ya puedo escuchar esa voz perversa dentro de todo ser humano que dice: ¿Ohhhh, en serio?

Ok, ¿No te pude vender la idea de negociar productos? ¿Qué tal esta idea?

PANDEMIC

pandemicboxImagina un mundo en donde la sobrepoblación no puede mantenerse a la cabeza de las enfermedades epidémicas que brotan de las ciudades. Imagina que trabajas para una organización que desesperadamente quiere estar siempre un paso delante de estos brotes, para evitar una Pandemia y que toda la especie humana desaparezca. Este es el mundo de Pandemia.

En este juego, tú y tus amigos tienen que colaborar para poder salvar al mundo de la destrucción total, eliminando varias enfermedades que explotan constantemente. En el mundo moderno alguien con sarampión podría subir a un avión y estar en Londres en unas cuantas horas, de ahí un pasajero podría ir a Alemania, Italia, la India… ¿Cuánto tiempo puedes frenar una infestación a escala moderna?

pandemic2Este es otro tipo de juego estratégico. Cada jugador toma un rol, como el médico epidemiólogo, el de despacho, el químico y otros. Cada quién tendrá atribuciones que ayudarán al grupo a cumplir su cometido: descubrir la cura para las enfermedades (que están representados en el juego como cubitos de colores) y erradicarlas de la faz de la tierra.

El juego es el antagonista en este caso y hay 3 formas de perder: Si hay muchas infecciones, pierdes. Si te quedas sin cubos de algún color porque se puso todo en el tablero, pierdes y si hay muchos brotes: PIERDES.

Es un juego bastante difícil. Pero ese es precisamente el punto, no quieres un juego que se gana en grupo y que sea muy fácil: no hay chiste en eso.

pandemic3Pandemic es un ejemplo de cómo un juego estratégico puede darte el mismo drama que un juego temático.

Eso fue todo por hoy, les miraré la próxima semana cuando empezaremos a hacer recomendaciones específicas. Espero que les haya gustado y dios me libre: les haya informado esta pequeña serie.

Y eso es todo por hoy, soy Pablo Gordillo reportando para C506. Recuerden seguirnos en nuestra página de Facebook C506 Latinoamérica, C506- Comunidad Geek. Y suscribirse a nuestro canal de canal de Youtube.

Si les gustó el tema de hoy, por qué no le dan un vistazo al artículo de Johann que habla de la cultura GEEK como una terapia.

La cultura GEEK es una terapia de recuperación

Nací por el tiempo en donde la tierra estaba cubierta de poliéster y música disco, y así se puede decir que soy tan viejo como la sopa (eso debe ser: sopa Cambel). Después de una juventud totalmente apartada de los juegos de mesa cuando por fin llegué a la universidad me presentaron con esa droga que muchos de nosotros conocemos: Magic The Gathering. Y así, perdido en ese sub mundo de booster packs y nuevas ediciones pasé un par de años. Pero no hay cuerpo, y en especial no hay billetera que lo aguante. Entonces dejé el juego hasta hace 3 años, cuando volví a descubrirlo con los nuevos juegos de diseñador.
Los científicos dicen que el cerebro nunca olvida las adicciones y cuando encontré esta, el del Hobby de los juegos de mesa, me metí en él totalmente. Embriagado por sus encantos ahora escribo las noticias todos los lunes, tengo un blog donde escribo artículos acerca de juegos de mesa y me he dado con brazos abiertos al embate de la corriente del hobby.
Y bueno, si quieren algunas cosas más aburridas: Fui a la Universidad Rafael Landivar de Guatemala donde estudié Filosofía y Letras (aunque el verdadero título es al revés). Ahí empecé a escribir. Fui maestro de literatura e historia (en realidad daba clases de todo… hasta de mate…) para una escuela a la que atendían hijos de diplomáticos y demás personas que no podían atender a clases cotidianas. Ya sea porque viajaban mucho o porque eran problemáticos, nosotros los recibíamos y los hacíamos nuestros aprendices.
Últimamente me he convertido en profesor de inglés privado (más por necesidad que por vocación) y también he hecho una semi carrera escribiendo freelance para diferentes páginas en la red. Y bueno, veremos qué depara el destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *