don cab

(C506) Hablemos:Música (Math-Rock) Pt3 … ¡Y comenzamos!

Muchachos he vuelto y esta vez hablaremos de Math-rock (¡yay!) no como las engañosas dos entregas anteriores esta edición tocaremos lo que su mitómano escritor ha prometido… casi… En esta entrega nos irémos a los finales de los coloridos 80´s y de lleno a los 90´s donde el movimiento cobró su sonido particular y donde los verdaderos exponentes marcaron y perfeccionaron el género.

¡Ah! Y si no han leído las pasadas notas los invito a leer acá:

HABLEMOS: MÚSICA (MATH ROCK) – ¡TODO MENOS MATEMÁTICA!

HABLEMOS: MÚSICA (MATH ROCK) – …FRED FRITH… FRED FRITH…

La semana pasado acabamos dando una pincelada de la infusión que se logra a través del punk/jazz/no-wave y … Fred Frith.

fred-frith-performing-at-the-moers-jazz-festival-june-1998
<3<3<3<3<3<3

Ya para finales de los 80 el sonido iba cobrando ciertos matices estructuralistas (muy a pesar del No Wave, me imagino) y la cantidad de grupos lentamente iba tornándose de la más variopinta gama. Para 1987 Snailboy comenzaba a surgir de entre la escena del Medio-Oeste de los Estados Unidos, bajo este nombre lanzan dos sencillos Mungo y Spoo Heaven, es ahí cuando mutan a Shorty, los cuales aunque conservan intensamente una nota más noise la complejidad rítmica del math-rock es clara en sus composiciones.

Finalmente, en 1989 en el área de Chicago, cuatro adolescentes construían la banda CaP´n Jazz, su sonido claramente es una mención a bandas “emotional” de la Costa Oeste como Rites of Spring y Happy Go Licky alejándose de bandas más inmediatas como The Jesus Lizard o nuestros amigos Black Flag, sin embargo, el sonido que optaron se construyó bajo la escogencia de acordes mayores y no menores; dándole un sabor más digerible al igual que mucho más técnico, esto apoyado por su elección de usar tiempos no-tradicionales y “guitar tapping”. La influencia de CaP’n Jazz se extiende más allá del mathrock y el emo y fue una de las primeras bandas en flirtear con esos dos mundillos al unísono.

Cogito Ergo Mathrock

El momento esperado ha llegado, recibamos la década favorita de la decadencia, una época perdida en los anales de la historia e infamemente conocida como los 90´s. Luego de todo este panorámico camino que hemos recorrido a palizas y trompicones el concepto mathrock no existía, hasta este punto todo este movimiento y sonido desarrollándose en el Medio-Oeste de los Estados Unidos era simplemente encasillado aún como “post-hardcore” sin embargo, era apenas familiar a iniciadores y fundadores de la etiqueta, como Fugazi y Naked Raygun. Este nuevo sonido tenía dos constantes: una clara apreciación de la disonancia y un gusto por la complejidad estructural en contraposición a lo comercialmente viable. No fue hasta 1987, cuando Matt Sweeney decide fundar Wider es de los ensayos de ésta que se cuenta es acuñado el término mathrock. Sweeny comenta para una entrevista para Pitchfork en 2006:

“[El Mathrock] fue inventado por un amigo nuestro como un término despectivo… la broma era que el veía la canción y no reaccionaba para nada, entonces tomaba su calculadora y descifraba cuán buena era la pieza. Así que lo llamamos mathrock, era una total burla, como debe serlo.”

Matt Sweeney pasará como un titán anónimo en la historia de la música moderna relacionado a grupos como Zwan, Neil Diamond, Chavez… hablando de Zwan.

Pero sin importar la dialéctica o el contexto, el término se haría popular y vendría después para describir una pataleta de Sweeney llamada Chavez, en una entrevista con Billboard se afirma: “[los integrantes] no querían tocar nada que sonara como algo que habían tocado antes” es así como Gone Glimmering (1995) y Ride the Fader (1996) toman ese sonido del slacker grunge y lo contorsionan como una audición del Cirque du Soleil.

Ehmmm… sí

Y ahora el momento que todos aguardábamos, 1993, una banda de Pittsburgh que se hace llamar Don Caballero (basada en el personaje de Joe Flaherty) escupe al mundo algo que se llama “For Respect” y vaya que consiguieron respeto.

Y en este momento quiero hacer un paréntesis ()… gracias…

Toda la imparcialidad que he tratado de tener en el este artículo está a oraciones de irse por la borda, Don Caballero es por mucho una de las agrupaciones que más ha influido en mi cabeza, es mi non-plus ultra, habiendo dicho eso… prosigamos.

Para esta producción se remplazó a Mike Banfield (miembro fundador de Don Caballero) con la una de las personas con el concepto más delirante de música… Ian Williams.

ian williams
Aquí absorbiendo las almas a su alrededor

Su técnica de “tapping” es más que impresionante y su visión deformante de la música agregó una visceralidad a la guitarra que nunca fue en detrimento de su genialidad e innovación, gente aquí es historia en el momento; su estilo variadísimo y fuera de lo común fue el bautismo del género, su guitarra, que de ahora en adelante será el sonido con el que todas las demás guitarras de mathrock serán comparadas y medidas, es algo que se debe carecer de toda sensibilidad para no sentirlo abriendo camino en sus fibras. Recuerdan aquella tonada en vivo que se mencionó en la primera parte de esta historia… por favor… denme gusto y acompáñenme con esto.

Aunque podría seguir hablando de Don Caballero… y lo seguiré haciendo… Muchas cosas acontecían alrededor, una de ellas en el campus de la Universidad de Carolina del Norte donde Ash Bowie y Dave Brylawski fundaban “Polvo” con un excéntrico uso de la instrumentalización y el “whammy bar” algo así como el hijo de amor entre el rock indie y Ted Bundy, quienes dieron robusto legado al math rock/noise de la mano del productor Brian Paulson. Mientras tanto en la otra costa teníamos a Rob Crow contribuyendo con estructuras complejas en grupos como Heavy Vegetable y Thingy, así como en Chicago se desplegaba Shudder to Think quien al igual que “Polvo” manejan un comportamiento indie/pop noise, sin embargo, algo sobresalía del resto, una aparente espontaneidad en sus interludios y ritmos que solo pueden compararse con la complejidad que diese The Dillinger Escape Plan, al mismo tiempo que bandas como American Football formado por Steve Holmes y Mike Kinsella (quien fuese miembro de CaP´n Jazz) daban una probada de un sonido mucho más melódico y slowcore que será importantísimo para la próxima década.

Rozando hombros también encontramos el proyecto de corta duración llamado: Ghost and Vodka y otros proyectos donde ya podemos oír ciertos matices estructurados, casi pertenecientes a un mismo género *wink wink* como lo fue The Monsoon Bassoon, C-Clamp, Sharks Keep Moving, 31Knots y para la gente de apetencia más pesada Dazzling Kinsmen y Colassamite… Las cosas se van moviendo… lentas pero inexorables…

Muchachos gracias por tener la paciencia que han tenido con esta columna… creo que ya vamos encaminados a que algún día terminemos este recorrido, por el momento es todo, pronto vendremos de lleno con el siglo XXI, y los cambios que esto trajo para el género… ¡Hey! Véanlo por el lado bueno, al menos ya no hablaremos más de Fred Frith…

fred-frith-performing-at-the-moers-jazz-festival-june-1998
es el último… lo juro

 

Ya está la última parte de esta semblanza: Hablemos:Música (Math Rock) 4 Electric Boogaloo

Si quedaste con hambre de más música que no le gusta a tus papás aquí les dejo

(C506) Hablemos: Música (Vaporwave)

Recuerden dejarnos sus comentarios, besos, insultos y demandas de paternidad en nuestras redes sociales

C506 Latinoamérica

C506- Comunidad Geek

También suscríbete a nuestro canal de Youtube.

Paulino Valdelomar

Entusiasta del pop-culture, músico frustrado, filólogo emancipado y catador profesional de pizza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *