(C506) Dr. Strange falla en el intento de renovar nuestra visión del MCU

Muchas fueron las gloriosas películas de superhéroes en 2016, también lo fueron las terribles decepciones.

Estamos terminando temporada y Star Wars es lo que se viene en el hype de nuestro geek interior.

En medio de esas crisis, Marvel prometía un nuevo modelo de película, el conocido Dr. Strange en la pantalla gigante, contando con nuestra fe de mejora generalizada en este universo MCU y por ende, los que compiten contra él.

Benedict Cumberbatch interpreta al Dr. Stephen Strange, un neurocirujano de primera categoría y sumamente arrogante, alguien que premia su reputación por encima de todo, o podemos decir que interpreta un sociópata de la misma manera en que interpreta Sherlock.

Cuando un accidente de automóvil deja sus manos semi paralizadas, el doctor viaja hasta los confines de la tierra y de su propia comprensión del universo para lograr sanar lo único que necesita, su reputación.

Así es como termina en un templo curioso, donde la hechicera conocida como The Ancient One (Tilda Swinton) le entrena no solo de una manera para que este médico pueda algún día recuperarse, sino también como un guerrero contra las fuerzas mágicas y oscuras que tratan de devorar el planeta tierra en versión astral.

doctor-strange-teaser-trailer-tilda-swinton-as-the-ancient-one

(Mads Mikkelsen) trae sus misteriosos encantos al papel de la última cabeza de la oscuridad, Kaecilius, un ex alumno de The Ancient One que ha sido convencido más que todo por sí mismo hacia el lado oscuro del alma y busca destruir el mundo tal y como lo conocemos, para entregarlo al lado oscuro, siendo esta oscuridad, el mismísimo Dormammu.

La historia en Dr. Strange tiene sentido solo en trazos amplios, alguien con el mínimo conocimiento de la historia de Strange o una persona muy dedicada a pensar en soluciones básicas cinematográficas, se quedará con muchas más preguntas que respuestas, no le metan mucha cabeza, no lo necesita y no fue hecha para eso.

is-kaecilius-a-puppet-of-baron-mordo-in-doctor-strange-a-theory-about-mads-mikkelsen-s-1042812

La película maneja un estilo clásico MCU, presentando un sidekick dulce, un amor platónico y bromas que fueron interesantes las primeras 10 veces, pero todo esto no funciona para este personaje y hace que la película despegue y estalle sin llegar a su destino, a nuestro Doctor se le acaba el tiempo y deja sin explicar muchísimos o casi todos los elementos importantes. No es saludable para una película el transformar a uno de sus personajes principales en un elemento de increíble poder en unos pocos minutos, sin un pasado y dejar expuesto que el único requisito para conseguir acceso a la hechicería suprema, es escuchar un rumor en la calle y tocar una puerta.

Tristemente enfrentamos algo que no es nuevo, Marvel nos entrega villanos apostando sobre cuál puede ser más vacío que el anterior, siendo quizás los villanos de sus series de televisión los supremos.

Kaecilius es el malo clásico de MCU, alguien que quiere todo y está dispuesto a todo pero depende de situaciones increíbles o acciones sin sentido, siendo este, junto a Zemo, el villano más vagamente realizado en lo que a emociones, historia e impacto emocional se trata.

Sin embargo, el humor irónico de Mikkelsen es útil para entregar momentos divertidos en la película, involucrando un intercambio indiferente pero que resulta divertido, de nuevo Marvel nos entrega una película cargada de escenas que buscan hacernos reír, pero lo hace tantas veces, que en cierto punto se siente una tremenda necesidad por detenerlo y que la película pueda volverse oscura o más directa, las escenas importantes y fuertes se llenan de bromas incluso en su clímax.

dr-strange-movie-review-6

En toda la película, solamente un chiste funciona.

Bajo la dirección de Scott Derrickson, Doctor Strange rechaza los más amplios momentos importantes del Hechicero Supremo, dejando a los fanáticos la deriva en un mundo de comentarios de Eminem y Beyoncé, estos desagradables intentos cómicos dejan un silencio cavernoso en el cine, ¿se supone que alguien debía de reír ahí? Esto habla del problema central de Doctor Strange, Cumberbatch es una pésima y salvaje mal interpretación y selección para el hechicero.

Sí, en traje completo se parece mucho al héroe místico que cobra vida. Pero “Doctor Strange” deja en claro que Cumberbatch no tiene el intenso encanto innato que puede hacer que un personaje chispee al público.

Siendo un copy/paste, Strange es un imbécil arrogante que usa su inteligencia, dinero, autos y sentido del humor para mantener a los demás a distancia. Pero sin ese nivel de Robert Downey Jr. , su carisma y originalidad. La fórmula no da para dos y siendo oportuno, Downey Jr. no debía simular mucho en su papel, su actitud y problemas eran innatos.

Strange no termina como el chico malo con un corazón de oro. Solo es un idiota. En pocas palabras, Dr. Strange tiene la narrativa mal proporcionada de Iron Man 2, los perfectos y detallados efectos especiales de Inception y cumple una buena coreografía estilo Crouching Tiger Hidden Dragon, las escenas de acción en la película son pocas y no se comprenden bien cuando se mezclan con el CGI, no tienen actitud propia, tampoco es que quieran darle sentido, el enfoque generalizado fue el ver lo impresionante de las dimensiones y el como torcer la realidad.

strangeew_4

Tal vez el retrato de Cumberbatch podría haberse salvado si el equipo de guionistas (Jon Spaihts, Scott Derrickson, C. Robert Cargill) le hubiera dado a la estrella de “Sherlock” un equivalente de Watson, alguien más capaz de sacar a la humanidad de su actitud egoísta, la fórmula Sherlock no está completa, su sidekick no puede hacerle competencia y durante toda la película solo queremos verlos separados.

Restringido a las expectativas de las películas de artes marciales, Blionly Blissly Ejiofor y Swinton y demás colaboradores de coreografía entregan algunas demostraciones silenciosas, con una buena teatralidad fantástica en el plano que no es en CGI, es una lástima que Doctor Strange no explotara más este recurso, y por decirlo así, son 2 escenas nada más.

Divagado de esta trama del misticismo, McAdams es un rayo de calor en esta vaga aventura. Pero se resigna en su mayoría a raras escenas hospitalarias, y se limita a un romance subdesarrollado y embotado clásico de Marvel. Así que nos quedamos con un nuevo héroe que se apoya duro en el arco de Iron Man, sin el humor, el carisma o el poder de la estrella que hace de su arco una alegría duradera, que al menos sobresale aunque sus películas no sean las mejores.

Ahora, admiro que Derrickson intentara hacer que el MCU fuera original, doblando imágenes y conceptos de realidad, incluso pesimistas de los planos astrales y la Franja Espejo. Es un lindo recuerdo de los libros de historietas.

doctorstrange

Si vemos la película solamente concentrados en el CGI, es un deleite vertiginoso ver cómo estos elegantes hechiceros doblan las calles de Londres, Nueva York y Hong Kong, sin duda estas construcciones son inspiradas en el E.Chaos de los libros de Strange.

Mi elemento favorito de Doctor Strange es su ropa, amuleto, capa y los poderes de la misma, no solo estéticamente, sí, Cumberbatch parece el poderoso hechicero de los libros y cuando estos elementos se arremolinaban alrededor de su esbelta forma con los arreglos de CGI, la Capa de Levitación y el Ojo de Agamotto son los compañeros más leales de Strange. Cuando la ropa del personaje es lo más memorable en su película, algo no anda bien.

benedict-cumberbatch-doctor-strange-ew-12282015-lead

Con todo, “Doctor Strange” es digerible, una película que veremos en TV, se vuelve una más sin dejar una huella. Quizás personalmente yo espero más de Marvel y sus héroes, tanto de Dr. Strange como Thor, Iron Man y The Avengers, Marvel es un estudio astuto y muchas veces proyecta películas fabulosas como Iron Man y Guardians of the Galaxy, no es un estudio novato reuniendo actores para crear química en pantalla y personajes maravillosamente más grandes que la vida.

Siguiendo los pasos de las películas de Batman y Spider-Man que llegaron antes, MCU fue la encargada de elevar el nivel de lo que el público debería exigir en un espectáculo de superhéroes. Pero a veces, incluso ellos no pueden superarse a sí mismos y caen en el terrible agujero de repetir fórmulas, y ciertamente ya se les está acabando, Dr. Strange debía ser el renacimiento y la nueva puerta hacia las realidades alternas que siempre deseamos los fanáticos de los héroes transdimensionales, pero no lo logra y solo hace una copia movida de una película que ya había fallado anteriormente mientras repite finales y villanos.

Esperemos que la fórmula pueda ser desarrollada de diferente manera y se abra el camino correcto hacia el enfrentamiento con Thanos.


(C506) Recuerden, recuerden, el 5 de noviembre

“Recuerden, recuerden, el 5 de noviembre. Conspiración, pólvora y traición.”

Pásate por nuestras redes oficiales:

Página de Facebook: C506

Grupo de Facebook: C506-Comunidad Geek

Twitter: C506 Latinoamérica

También puedes seguirnos en nuestro Canal de YouTube.

Johann Morales

Jurista, escritor y director del proyecto C506. Autor de las novelas “Lo que Sangra” (2011) y “Cuentos de Edelmira” (2015). Estudiante de dirección de proyectos informáticos, vive distante dentro de un mundo de coleccionables y películas.

Facebook YouTube 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *